Tu esencia no está ni en el conocimiento ni en la experiencia. Se cierra el telón

//Tu esencia no está ni en el conocimiento ni en la experiencia. Se cierra el telón

Tu esencia no está ni en el conocimiento ni en la experiencia. Se cierra el telón

Nuestro actual nivel de comunicación está basado en las creencias. Damos por supuesto que las creencias son la realidad en lugar de entender que, al tratarse de una creencia,
no es ninguna realidad lo que veo y lo que estoy experimentando, sino que lo que veo y estoy experimentando, me vuelve a llevar al mismo sitio desde donde partí porque no me he dado cuenta de que no es real.


La humanidad no ha evolucionado ni ha venido aquí a hacerlo. La humanidad ha repetido patrones, desde el individuo hasta el colectivo como civilización.

Estamos dando vueltas y seguimos dándolas.

¿Cómo salirnos del sistema de creencias?

La única manera de hacerlo es con la conciencia, la que te amplia la percepción, la conciencia que te acerca a tu esencia. Para ampliar la percepción, hay que ir descubriendo los conceptos que hay detrás de la realidad que vemos.

¿Se puede hacer desde donde estamos?

Se puede hacer y se debe hacer desde ya. Mientras actúas en este sistema de creencias, el cual no te puedes quitar mientras sigamos en esta obra de teatro, puedes ver la obra desde tu esencia. Eso es ver desde la conciencia.

¿Cómo hacerlo?

Sabiendo que estás en un sistema de creencias y llevando esta sabiduría a tu vida cotidiana. Eso crea coherencia, una línea recta y no distorsionada por las creencias. De nada sirve leer mucho, practicar métodos para conseguir algo, asistir a talleres para luego seguir actuando desde el nivel de las creencias en tu vida como si en ella no pudieras aplicar lo aprendido y leído. Solo se puede hacer cuando has entendido que todo es un concepto que da lugar a creencias, repito.

¿Encontraremos la tan ansiada y buscada verdad en este sistema de creencias?

La respuesta viene sola. Si buscas un camino o una verdad en este sistema de creencias, el resultado será otra creencia. La creencia genera una experiencia y la experiencia genera la creencia porque en esta obra todo es circular. La experiencia no es el camino ni mucho menos. La experiencia te mantiene en el sistema de creencias porque nació de él.

Por eso, quien busca certezas, está en las profundidades del sistema de creencias ya que la misma búsqueda de que hay una certeza es una creencia que se halla bien escondida.

Por eso no valen más historias, más caminos ni más métodos. Todo eso nos hace coleccionar más experiencia y, por ende, nos sigue atando a las creencias.

El único método que existe es dejar de buscar, pararse y entregarse.

¿Por qué hay que hacer esto ahora?

Porque ya hay un número suficiente de personas que ha conectado con su esencia, lo que significa que la frecuencia que nos mantiene donde estamos, está dejando de tener fuerza. Esto significa también que ya hay un camino “energético” abierto y disponible para quien esté preparado para volver a casa pues el porqué de esta obra de teatro ya está llegando a su fin precisamente porque algunos ya se han dado cuenta de ello. Es como si se cerrara el telón para comenzar otra obra. Es como decir que ya podemos entender este juego pues ya hemos visto los conceptos que lo sostenían. Ya hemos entendido el juego.

¿Por qué no nos damos cuenta de esto?


Porque seguimos observando el entorno y desde la observación, intentamos mejorarlo. No hay que observarlo, hay que entender que esta obra ha sido una obra programada con creencias y que ya está acabando. Si lo observas, todo lo que vayas a crear es un resultado de tu observación y das lugar a lo mismo. Eso es lo que ha estado ocurriendo siempre. Ahora ese no es el camino.

Lo único que vale es poner el reloj a cero, colocarte en un punto cero o lo que es lo mismo, entender que todo es un concepto al que no debo dar emoción con el fin de que se diluya y desaparezca. Esto crea un vacío que hace que esta densidad deje de ser tan densa y por donde podemos conectar con nuestra esencia con más facilidad que antes.

Hace falta una gran entrega. No hace falta preguntarse más. Solo hace falta entregarse y no todos estamos preparados para ello en este momento.

Solo hace falta elevar la conciencia y esta no está ni en el conocimiento ni en la experiencia.


¡Es todo lo contrario!


Entiendo que todos los cambios generan bastante miedo al ser humano. Es normal ya que hemos vivido atendiendo a ciertos parámetros que no hemos cuestionado y que entendemos como verdades. Si nos los quitan:

¿Sobre qué suelo pisamos?

Ese es el gran miedo. Quitarse todo esto de encima e ir ampliando nuestra percepción de la misma obra en la que estamos, no solo te va a ir diluyendo el miedo sino que entenderás lo que es el placer, la paz, la plenitud y sobre todo, la quietud que necesitamos ya.

Gracias y disfruta.

Ruth M.

 

2017-12-08T19:45:16+00:00