El orgasmo como instante presente

//El orgasmo como instante presente

El orgasmo como instante presente

 “Ser” el instante presente o lo que es lo mismo, ser la eternidad en un instante de“no tiempo” ha sido siempre atribuido a un estado meditativo, resultado de este último.
Pero se puede “ser” ese instante presente de manera involuntaria, como consecuencia de otros estados.

Un fuerte dolor físico nos puede llevar allí, así como un fuerte dolor del alma o un ataque de risa, de esas que salen de las entrañas. Un ataque de llanto desde las entrañas también te lleva hasta allí.
Pero nos olvidamos de la pista más evidente que poseemos y que, de tan obvia, no se ha visto como la manera más placentera, físicamente hablando, y más fácil de “ser” ese instante presente…

La antesala del orgasmo y el orgasmo en sí son los puntos de coordenadas que nos llevan seguro a “ser” ese instante presente. Sin duda alguna, es por aquí…

Para fundirnos en la eternidad, hay que ser consciente y estar atento dentro de ese estado tan “inconsciente”, lo cual se hace trascendiendo lo que es puramente físico, dejándonos salir por un momento del cuerpo físico..

En el caso de las mujeres, quienes a todas luces disfrutan de un orgasmo mucho más placentero que el del hombre, todavía “ese momento presente” podría ser más intenso que en el hombre, si es que hay intensidad en ese momento.

Por pura naturaleza.

No nos mantenemos allí porque no nos lo permitimos, como si de invitados se nos tratase y no nos sintiéramos cómodos en casa ajena y volvemos repentinamente al placer físico que está requiriendo de nuestra atención de manera tan agresiva.

La antesala del orgasmo y el orgasmo mismo son una puerta hacia la eternidad, hacia el Campo, hacia el Dios de los religiosos.

Quienes lo supieron siempre porque nunca lo olvidaron, lo practicaron mucho para estar más cerca de esa puerta, de Dios, mientras que al pueblo, al resto de los seres humanos, les era vetado por impuro y pecado…

Y el pueblo se lo creyó.

¡Bendita puerta!

Gracias y disfrutemos.

Ruth Morales

 

2017-12-08T20:21:18+00:00