Que todo sea siempre la primera vez

//Que todo sea siempre la primera vez

Que todo sea siempre la primera vez

 

Free stock photo of landscape, nature, sky, sand

 

¿Cómo es posible que nos encontremos ante un paisaje y no nos paremos a contemplarlo?

En mis años trabajando como auxiliar de vuelo, tras tantos despegues y aterrizajes y tantas horas de vuelo en crucero, tuve la suerte de contemplar la Tierra desde arriba: desiertos, océanos, mares, volcanes, cordilleras, ciudades, pueblos o sencillamente, nubes.

Y siempre los contemplé como si lo hiciera por primera
vez, deleitándome, disfrutando y sintiéndome la persona más afortunada del mundo.

Siempre me sorprendió comprobar que ese estado de sorpresa no lo vivían todos como yo lo hacía y por ello, me he considerado una privilegiada por haber podido disfrutar de todas las maravillas que otros las tenían ante sí pero que obviaban.
  —¡Nunca he entendido cómo hay personas que puedan estar durmiendo en el avión mientras estamos sobrevolando los fiordos noruegos o el desierto del Sáhara! —me dijo una vez alguien, a quien le sonreí
asintiendo, porque yo pensaba lo mismo.


  —Realmente no lo entiendo. Me dan ganas de despertarlos y agitarlos para que espabilen, porque lo único que te llevas de esta vida es lo que tus ojos hayan contemplado —me dijo él mientras me contaba un día esa
anécdota de uno de sus tantos vuelos por el mundo, por motivos laborales.
Siempre he pensado que lo bello es gratis, que la contemplación de la naturaleza es gratis, que el disfrute de la vida es gratis y que todo está a nuestro alcance, pues no hace falta siquiera viajar lejos ni cerca, ni al norte ni al sur para pararte a contemplar lo que tienes delante, sin pensar ni juzgar, solo dejando que tus ojos “contemplen”…… Esto tiene que ver con lo que yo trato de explicar desde Cambio de Realidad cuando hablo de “la primera impresión del alma” o “diseño original”, que no es sino nuestra energía más primitiva, la que no ha experimentado aún la historia vivida, contada, heredada, memorizada y que, por tanto, no tiene ningún pesar, pues no sabe nada: solo responde a su diseño original.

Esa energía nos hace ver que YA LO TENEMOS TODO pues, sea cual sea la realidad que vivamos, siempre tenemos el poder de hacer ALGO para darle la vuelta.Y esto que parece tan simple, se me antoja difícil llegar a transmitirlo desde donde quiero hacerlo, pues la realidad se ha vuelto complicada, densa, ansiosa y empañada y es desde ahí desde donde oímos estas palabras y no desde donde estoy tratando de hacerlo.

 

Y por esto que acabo de decir y por más cosas, en Cambio de Realidad publiqué en su día esta frase que te muestro justo arriba porque la vida y la realidad traen vaivenes que te llevan a lo más bajo y también a lo más alto, desde donde puedes apreciar el paisaje total y porque esas palabras son el recuerdo más “original” que ese ALGUIEN me regaló y que se regaló a sí mismo y que ya hizo, por fin, realidad.

Y yo le regalo a él y a todos ustedes esta canción que encaja perfectamente AQUÍ y AHORA:

        LA ALEGRÍA DE VIVIR.

Gracias a todos y disfrutemos.

Ruth M.

2017-12-16T15:39:03+00:00